Descripción
DATOS GENERALES.


Provincia: Jaén
Comarca: Sierra Mágina
Distancia hasta la capital: 44 km.
Extensión: 158 km²

DATOS DE INTERES.

HISTORIA

Referirse a la Prehistoria de Huelma es hacerlo a una de las esculturas que más fama han alcanzado en los últimos tiempos, la extraordinaria cabeza de lobo, cuya imagen ha recorrido Europa como cartel de la exposición "Los iberos. Príncipes de Occidente".

La cabeza de lobo forma parte de uno de los centros más importantes de la cultura ibérica, el Santuario Heroico del Cerro del Pajarillo (s IV a C). Este santuario era la puerta de entrada de un territorio controlado por un aristócrata ibero en el valle del río Jandulilla, y cuya sede central debería ubicarse en el gran asentamiento de Úbeda la Vieja. Tras la destrucción del Pajarillo el área aparece abandonada hasta finales del siglo III d C en que se colonizan estas tierras mediante pequeñas explotaciones agropecuarias.

Durante la dominación islámica y, sobre todo, entre la segunda mitad del siglo XIII y mediados del XV, Huelma fue plaza fronteriza y avanzadilla para el reino Nazarí de Granada en tierras de Jaén. Durante estos dos siglos participó activamente en la guerra de frontera. Pasó con frecuencia de manos nazaríes a castellanas y Vicheversa hasta que, en 1438, la rindió don Íñigo López de Mendoza, señor de Hita y de Buitrago, capitán mayor que era de la frontera y primer marqués de Santillana A éste se le nombró alcaide perpetuo a despecho del concejo de Baeza que esgrimía su derecho en virtud de la concesión otorgada por Fernando III el Santo en 1242 para "cuando se ganare este castillo". No obstante, en 1465, el marqués de Santillana cedía sus privilegios sobre Huelma a su yerno, don Beltrán de la Cueva, y este, a su vez, a su padre, don Diego.

Don Beltrán de la Cueva, favorito de Enrique IV trató de construirse en Sierra Mágina un señorío. El castillo que preside la población se construyó en este momento. De esta manera la villa pasó a ser uno de los centro desde los que los partidarios del rey Enrique IV y aliados del condestable Iranzo combatieron a la nobleza levantisca.

Tras la conquista de Granada por los Reyes Católicos esta villa de señorío entró en un periodo de estabilidad política que combinado con la empresa de roturación de tierras y repoblación propició una etapa de expansión económica y con ella la consolidación de la población. Huelma comenzó a revestirse de todo lo que caracteriza a una villa de cierta importancia. En 1530 comenzaba la construcción del templo parroquial, uno de los más monumentales del quinientos en la provincia.

A finales del XVII, pese a las crisis y epidemias típicas de este periodo, el número de vecinos ascendía a 561. El crecimiento económico continuó en el XVIII y se mantuvo en la siguiente centuria que alcanzó los 3.000 habitantes. Durante la invasión francesa el castillo fue ocupado por el general Sebastiani, que le prendió fuego antes de abandonarlo. Tras este episodio la villa entra en un periodo de estabilidad, caracterizada por la agricultura, que se completará con cierta riqueza mineral en lápiz plomo. A mediados del siglo XX , con 8.858 habitantes, iniciaba una etapa de declive , al igual que el resto de la región. En los últimos tiempos Huelma se ha caracterizado por ser uno de los pueblos serranos más potentes de la provincia.

Huelma fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1971.

ECONOMÍA

El sector primario tiene una gran importancia en la economía local. Y mayoritariamente a la dedicación del cereales que a olivar y con una amplia extensión de frutales. En las tierras de monte domina el matorral, espartizal y tomillares. La agricultura y la ganadería son las bases económicas de la población, junto con la industria del mueble de madera de gran tradición en el municipio.

GASTRONOMÍA

Embutidos (morcilla, jamón, salchichón, chorizo). Migas. Andrajos con liebre. Revuelto de tortilla de chorizos y morcillas con ajoporros. Ensalada de peraltas. Estofado de carnenbuco. Dulces: Pestiños. Roscos. Magdalenas. Bizcocho. Y los famosos y típicos dulces de navidad caseros de "Los Federillos", hechos en horno de leña.

FIESTAS Y COSTUMBRES

FESTIVIDAD DE SAN ANTÓN (16/01):


Se levantan hogueras en honor del santo protector de los animales en torno a las cuales se degustan sus productos matanceros que tan justa fama han adquirido.


FIESTAS EN HONOR DE LA VIRGEN DE LA FUENSANTA (1/05):


Durante el primer fin de semana de mayo, se celebran fiestas Patronales en Huelma que se inician con el traslado de la Virgen de la Fuensanta desde su santuario, a seis kilómetros, a la localidad donde permanece dos meses. Las costaleras van acompañadas por un numeroso grupo de huelmenses en carretas ricamente ornadas que participan en un concurso que premia a las tres más bellas.


SAN ISIDRO (15/05):


Solera, anexionada a Huelma en 1974, celebra la festividad del santo con una romería que, desde hace dos décadas, promueve la Cámara Agraria y la Hermandad de Labradores.


FIESTA DE LA PLAZA NUEVA


El último fin de semana de julio se celebra esta fiesta donde se organizan diversas actividades y durante esos dos días la plaza nueva se convierte en el centro de marcha de Huelma, se organiza una paella y actividades para jóvenes y niños y por la noche vebena, donde se elige a la Reina de las Fiestas de Huelma, que representará al pueblo en el certamen de la Serranílla de Mágina.

FIESTA DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE (14/08):

Desde 1970, se celebra esta fiesta que supone el reencuentro de los emigrantes con el municipio.

FERIA DE SAN AGUSTÍN (19/08):

Durante la tercera semana del mes de agosto, se celebran las fiestas de san Agustín con dos actividades que cuentan con gran aceptación: la Feria de Muestras del Parque Natural de Sierra Mágina "Expo-Huelma" y el Certamen Serranilla de Mágina.

ROMERÍA DE NUESTRA SEÑORA DE LA FUENSANTA (5/09):

Desde el siglo XVI, la cofradía de Nuestra Señora de la Fuensanta y Santa Lucía organiza esta romería que se celebra el primer domingo de septiembre. Los actos se inician con la recepción de las cofradías filiales de Cambil, Solera y Torres y el camino hacia el santuario, a seis kilómetros de la localidad; tras la eucaristía, se procesiona la talla de la Virgen que va acompañada en su trono por la imagen de santa Lucía. Con ambiente romero, se pasa una jornada campera en la que hay que beber el agua del pozo del santuario, líquido al que se le han atribuido numerosos milagros.

Ver servicios de Huelma