Descripción

DATOS GENERALES.

Provincia: Jaén

Comarca: Sierra Mágina

Distancia hasta la capital: 10 km.

Extensión: 38 km²



DATOS DE INTERES.



HISTORIA



Época Íbera

La Guardia fue un importante oppidum ibérico, probablemente situado en las Eras de San Sebastián, el cual la mayoría de los investigadores, algunos de la talla de Leopoldo Torres Balbás, concuerdan en que fue la importante Mentesa Bastia o Mentesa Bastetana,[6] 1.500 años antes de Cristo.

En los enterramientos de dichas eras se encontraron más de 30 tumbas escavadas en la roca así como urnas cinerarias con sus ajuares, otros utensilios y diversos tipos de restos de cerámica, escudos y adornos.

Época Romana

Posteriormente es ocupada por los romanos (Mentesa Bastetanorum), alcanzando su máxima importancia y alto estatus con una población de "mentesanos" que alcanzaba los 50.000 habitantes.

El oro de sus minas en ésta época, gozaba de gran popularidad dado el alto grado de calidad en cualidades tales como su pureza y finura. Éste iba destinado directamente a Roma engarzando joyas de emperadores y tribunos. Una villa rica y próspera repleta de suntuosos palacios, baños públicos y templos tal y como describen los escritos de Plinio (Celeberrini Stipendiariorum) o los de Polibio y como lo confirman las inscripciones epigráficas de la zona.



Época Visigoda

Durante la etapa visigoda la ciudad perteneció a la provincia Cartaginense y Mentesa adquiere gran importancia en detrimento de la capital, Jaén. Fue el mayor enclave de la comarca gracias a su relevancia en época romana, a la presencia bizantina en la zona y a su posición estratégica sobre el valle del Río Guadalbullón como importante paso entre Jaén y Granada.

Fuertemente defendida, desde Mentesa se podía controlar la Vía Hercúlea (Vía Augusta post.) entre otros caminos y calzadas que unían Levante con Turdetania hasta el pasado imperio de Tartesos.

Desde este siglo III pasa a ser sede episcopal enviando en el año 300 uno de sus obispos (Pardo) al concilio de Iliberis.

Continuó siendo cabecera de diócesis y acuñando moneda propia como segunda fábrica de moneda tras la capital, Toledo en la Cartaginense y que circuló por toda Hispania durante los reinados de monarcas como Recaredo, Witerico, Gundemaro, Sisebuto, Suintila, Sisenando, Egica y Witiza.



Época Árabe

En la época de dominación árabe, La Guardia fue capital de la Cora hasta su trasladado a la actual capital, Jaén (Yayyan) en el emirato de Abderramán II y volviéndola a denominar como "Mantissa".

Fue entonces cuando se construyó su enorme castillo (siglo VII) siendo una de las primeras fortificaciones árabes de la península la cual soportó numerosos conflictos bélicos entre diversos clanes árabes.



La Reconquista

En 1.244 Fernando III "El Santo" la conquista siendo desde esta fecha, intermitentemente, mora y cristiana hasta la caída de Granada, se convierte en un bastión defensivo fundamental para la defensa de Jaén en el valle del río Guadalbullón desde el que se hace frente a las incursiones moras desde el Reino de Granada.

Se sabe que en una de estas batallas entre moros y cristianos, a las espaldas de La Guardia y su castillo, en la falda del cerro San Cristóbal, perdió la vida el siempre combativo obispo de Jaén Gonzalo de Zúñiga, más tarde corrió la misma suerte el agresivo caudillo musulmán Reduán.

Con la Conquista de Granada y la pérdida de La Guardia como posición estratégica y defensiva comienza su etapa de paz a la vez que su declive.



PATRIMONIO CULTURAL



En La Guardia podemos admirar multitud de rincones típicos de su trazado urbano. Destaca el Castillo, construido por los árabes, fue reforzado por los almohades y en el siglo XIII reformado por los castellanos.

Ya junto al Castillo se puede visitar la Iglesia de Santa María, de planta rectangular y con seis capillas laterales y ábside. La actual iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (s. XVI), fue en su origen convento de los Dominicos. También se puede beber agua de la fuente pública situada en la plaza de Isabel II, construida en el siglo XVI, en la que destacan sus cinco caños de bronce.



ECONOMÍA



El sector primario tiene una gran importancia en la economía local. No obstante, la incipiente industrialización del municipio y del comercio local siguen creciendo en favor una economía más independiente de la capital. La puesta en marcha en este año 2007 del polígono industrial de La Guardia y el aumento de actividad en sectores como el comercio, la construcción o los servicios (hostelería...)[9] son los principales motores que empujan la nueva economía de La Guardia.



GASTRONOMÍA



La gastronomía de La Guardia está basada en tres elementos básicos: los productos derivados del cerdo, las verduras y frutas de las huertas de la vega del río Guadalbullón y el aceite de oliva.

Como platos más representativos de esta tradición culinaria pueden destacar los guiñapos o andrajos con liebre, las habas marrones fritas, plato que se toma con sopas de pan en lugar de con cuchara. La repostería también es importante, tanto en el ámbito casero como industrial, destacando los almendrados, alfajores, etc.



FIESTAS Y COSTUMBRES



La Guardia de Jaén celebra sus fiestas en honor de su patrón San Sebastián el 20 de enero y la Romería es el tercer fin de semana del mes de mayo. El Santo se pasea en procesión desde su Ermita por las allanadas del santo en la cumbre del cerro se San Cristobal a una altitud de 1001 metros, donde se celebra la misa y el fin de semana de romería. Al acabar la procesión el domingo es bajado hasta la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, antiguo convento de los Dominicos, donde está ubicada la imagen.

Alrededor del día 10 de agosto se celebran las fiestas de su patrona la Divina Pastora.

Ver servicios de La Guardia de Jaén