Descripción

El municipio de Villanueva del Trabuco está situado en el extremo suroriental de la comarca de Antequera, al pie de las sierras Gorda y San Jorge, pertenecientes al Arco Calizo Central de la provincia de Málaga. La presencia de estas sierras le va a aportar parajes de gran belleza que actúan como telón de fondo para el pueblo y los campos que lo rodean. Para aprovechar turísticamente estos recursos paisajísticos, el Ayuntamiento construye actualmente un pequeño camping junto al camino que sube a la Sierra de San Jorge junto al cauce del arroyo de las Chozas.

Historia

Al igual que en los municipios cercanos, el hombre estuvo aquí presente desde la prehistoria tal como lo demuestran los yacimientos arqueológicos del término municipal, pero después del período romano y su continuación con la presencia de los visigodos, la zona apenas si aporta señales de presencia humana importante. 

Es en el siglo XVIII, al igual que la mayoría de los pueblos que tienen la cabeza de su partido judicial en Archidona, cuando aparece el núcleo actual. La fundación de estos pueblos, entre los que se encuentra Villanueva del Trabuco, viene dada por el deseo de repoblación de estas tierras por parte del rey Carlos III, debido a su aptitud para la agricultura, pero que en aquellos tiempos se encontraban sin roturar y eran guarida de todo tipo de alimañas. Además, otro motivo por el que no se trabajaban era que quedaban muy distantes de las zonas habitadas. 

Carlos III informado por los ministros Olaride y Campomanes, decidió traer colonos extranjeros (los autóctonos se negaban a trabajar estas tierras por la inseguridad que presentaban). Vinieron seis mil colonos católicos alemanes y flamencos que después de ocupar zonas de Sierra Morena pasaron a otros lugares de Andalucía y entre ellos la zona de Málaga que tiene pueblos con el nombre de Villanueva.  

ENTORNO NATURAL

Al Pie de las sierras, el paisaje está formado por relieves muy suaves cubiertos por cereal y olivar, y allí donde aparecen la llanura son frecuentes las huertas salpicadas de casas de labor o de recreo. En el municipio de Villanueva del Trabuco confluyen los arroyos que, procedentes de las dos sierras antes mencionadas y de la de Gibalto, forman el río Guadalhorce. La abundancia de manantiales al pie de la sierra permite a estos arroyos mantener un pequeño caudal durante la mayor parte del año y esto hace que en algunas riberas aparezcan chopos, álamos y fresnos, que junto con la presencia de agua invitan a pasar un buen día de campo.    

PATRIMONIO HISTÓRICO

Aunque no posee ningún monumento de especial significación, el pueblo tiene el típico encanto andaluz de las calles empinadas y las casas encaladas. Entre sus viviendas tiene especial significación, aunque ahora de propiedad privada, la antigua posada de Santa Bárbara. Existen restos desperdigados de la presencia de romanos y árabes en la zona.

El edificio de mayor interés es la iglesia parroquial, construida a finales del siglo XVIII y restaurada en los años cincuenta. Destaca su torre blanca, visible desde cualquier lugar del pueblo, levantada sobre la puerta principal, así como su revestimiento interior de azulejos.

Artesanía 

En Villanueva del Trabuco se ha trabajado el esparto, la mimbre y la madera, fundamentales para la creación de los utensilios necesarios para las actividades cotidianas. Era necesaria la utilización del esparto con el cual se hacía la pleita (que era y es el molde que da forma al queso). Y también se utilizaba la madera, para hacer la entremija (mesa en la cual se podían hacer varios quesos a la vez. 

Actualmente, la artesanía no está muy arraigada; pero cabe destacar en ella, por ejemplo algunos personajes que realizan sin fines lucrativos, como por ejemplo: Lucio Palomo Moreno, destacando en varias disciplinas como talla en madera, alfarería y pintura. 

Por otro lado tenemos a Francisco Morales Cárdenas, el cuál, se dedica profesionalmente a la artesanía, destacando sus escudos heráldicos tallados en madera y sus restauraciones, entre otros. 

También cabe destacar la labor de la Asociación de Amas de Casa “Virgen del Puente”, las cuales trabajan el croché, bordados, punto de cruz, el papel. Lo más importante es la recuperación del bolillo en el pueblo, la cual se ha llevado a cabo gracias a la asociación. Sus trabajos se pueden visitar en la casa de la cultura. En la actualidad, hay muchas personas mayores que se dedican en tiempo libre a la elaboración de mimbre, trabajos con cuerda, trabajos de esparto, pero lo realizan como distracción. 

En Villanueva del Trabuco también contamos con verdaderos genios en pintura, hemos de destacar a los pintores: Luís Antonio Moro Frías, Miguel y Andrés Montoro, José Aguilera Fernández, Loli Ayllón, José Cordón, Emilio Moreno, Montse Mateo y Miguel Angel Navas, todos ellos autores de grandes obras de estilos distintos, expuestas y conocidas en numerosos lugares de nuestra geografía. Para apreciar su talla y su valía basta con la exposición que anualmente se organiza en la sala de exposiciones de la casa de la cultura.

Es posible abastecer de aceite y harina en las fábricas del pueblo, en el que no existen actividades artesanas dedicadas a su comercialización para el exterior. De esta forma, hay que destacar los trabajos en forja, mimbres y esparto. 

Gastronomía

Los dos platos típicos del lugar son la " porra fría " y las exquisitas tortitas de bacalao, además de los chicharrones, chivo frito y el tradicional gazpacho. 

Fiestas y COSTUMBRES

La festividad de la Candelaria tiene lugar el 2 de febrero. También se celebra la feria el 25 de agosto. Las fiestas patronales, que tienen lugar a mediados de septiembre, están dedicadas a la Virgen de los Dolores.

Además se celebra una tradicional feria del ganado en la cual se concentran especies y ganaderos. Entre las tradiciones del lugar podemos destacar:

La matanza 

Otra ocasión de fiesta popular se presenta con motivo de la matanza del cerdo, buen momento para reunirse y dar paso a la diversión mientras dura la tarea. Tiene lugar en el mes de Diciembre, porque el frío es más propicio para el mantenimiento de la carne. La noche previa queda todo preparado. Al amanecer se empieza la labor cuando van llegando los primeros hombres que son los encargados de la matanza del cerdo y de descarnarlo. Las mujeres se encargan del resto: aliñar la carne para la elaboración del chorizo, del salchichón, la morcilla, la fritura de lomo, la asadura, las costillas y demás.

Recogida del membrillo 

También es típico que llegado el mes de Octubre y cuando se recoge el fruto del membrillo se elaboren sabrosos postres a base de esta fruta. Los más peculiares son el dulce de membrillo, también conocido como la carne membrillo, y la compota. Todos éstos son postres que se realizan de forma casera y artesanal y que son parte fundamental en la dieta típica de la localidad.

Elaboración de jabón casero 

Se hace a base de sobras de aceites y grasas animales que se mezclan con sosa caústica. Todo ello con agua se hierve a la luz del fuego y se deja secar para luego cortarlo en pequeños bloques que serán utilizados para la limpieza en las casas.  

Ver servicios de Villanueva del Trabuco