Descripción

La villa de Mairena del Alcor se encuentra enclavada en la comarca de los Alcores, una alineación de suaves colinas que cierran la Campiña sevillana por el norte. Está situada a 23 km al este de Sevilla y  cuenta con un término municipal de unos 70 Km2, que limita con las cercanas  Carmona,  Alcalá de Guadaira y El Viso del Alcor.

 

La villa  está experimentado un intenso crecimiento en las últimas décadas. Cuenta con una alta natalidad debido al elevado número de parejas jóvenes existente, y un reducido porcentaje de ancianos. A este hecho contribuye también el gran número de personas de otras poblaciones que eligen Mairena para vivir por las inmejorables condiciones que ofrece: cercanía a Sevilla, vida tranquila, abundante oferta de servicios y equipamientos, etc. 

 

HISTORIA 

El poblamiento de la comarca es muy antiguo. Los primeros restos arqueológicos señalan la importancia de la comarca de los Alcores en la

Edad del Bronce, unos 2.000 años antes de Cristo, localizándose asentamientos de cabañas aprovechando las fuentes naturales que manan en las laderas de los Alcores. En época romana se establecen en la zona diversas "villae", cortijos y edificaciones rurales que explotaban las fértiles tierras de la vega, de los que quedan numerosos restos. 

En época musulmana se establece en la zona una torre vigía, que es donada, tras la conquista cristiana por el rey castellano Fernando III hacia 1246, a la orden de Calatrava, y entorno a la cual se va formando la población. En 1342  es entregada la villa como señorío a la casa de Arcos, a la que perteneció hasta la extinción de los señoríos en 1836. De la casa de Arcos procede el escudo de la villa, añadiendo la imagen del patrón S. Bartolomé a las armas de los duques de Arcos (león rampante y barras rojas sobre amarillo con bordura azul con escudetes). 

La villa se consolida en la Edad Moderna como enclave rural del cinturón de abastecimiento de Sevilla, orientándose su economía hacia el trabajo del campo y la producción de trigo, aceite y productos hortofrutícolas para el abatecimiento de la capital, predominando tradicionalmente en su población los jornaleros agrícolas, los panaderos y los arrieros. 

En la guerra de la Independencia es ocupada por el ejército francés que establece en la villa un cuartel de abastecimiento aprovechando su condición de cruce de caminos. A fines del s. XIX reside en Mairena y excava en su término el arqueólogo ingles Jorge Bonsor quién reconstruye el castillo para convertirlo en se residencia privada.. 

En el s. XX experimenta la villa su mayor crecimiento económico y demográfico, paralelo al proceso de industrialización y urbanización (asfaltado, alcantarillado, electricidad,  construcción de grandes edificios de servicios públicos), consolidándose como una de las villas con más próspero futuro de las situadas en los alrededores de la capital.

 

PATRIMONIO CULTURAL

La villa  cuenta con varios monumentos de interés histórico-artístico: 

El Castillo de Luna, fortaleza edificada probablemente a partir de una torre musulmana, que cuenta con cuatro torres y patio de armas del s. XIV y muros y foso del XV. Perteneció a la casa de Arcos. Actualmente contiene la colección arqueológica de Jorge Bonsor. 

La Casa-Palacio de los duques de Arcos, construcción de origen mudéjar (s. XV) con ampliaciones del XVII y el XVIII. 

La iglesia de Santa María de la Asunción. Iglesia parroquial con cuerpo central mudéjar del s. XV o  XVI y ampliada en el s. XVII y XVIII  Su retablo mayor es de estilo barroco del s. XVIII. 

La ermita del Cristo de la Cárcel, donde se rinde culto al cuadro (copia del original quemado en la Guerra Civil) del Cristo de la Cárcel de gran devoción en la villa y data del s. XVII..  

La ermita de S. Sebastián, de estilo mudéjar del s. XV con cabecera gótica poligonal y nave central a dos aguas de armadura sobre arcos ojivales.

 FIESTAS Y CONSTUMBRES

Entre las celebraciones y festividades más importantes destacan:

El 11 y 18 de marzo, festividad del Cristo de la Cárcel,

El 24 de Agosto, fiesta del patrón S. Bartolomé y

El 8 de Septiembre, festividad de la patrona, la Virgen de los Remedios. Como auténticas señas de identidad de Mairena hemos de reseñar: 

La Feria de Abril, primera y más antigua de las ferias modernas de Andalucía, fue fundada en 1441 por concesión real del rey Juan II a Pedro Ponce de León, señor de Mairena. Tradicionalmente venía celebrándose los días 25, 26 y 27 de Abril y en ella se reunían ganaderos de toda la península, alcanzando cifras cercanas a los 60.000 animales.

De ella  hablan señeros escritores como Washington Irving, Serafín Estébanez Calderón, Tomás Rubí, Gustavo Adolfo Bécquer, Caballero Bonald, Valera, etc.

Actualmente se celebra la semana anterior a la feria de Sevilla, inaugurando la temporada de ferias de la Baja Andalucía. 

La Feria y el Festival de Cante Jondo.En septiembre se celebra, desde 1962, el famoso Festival  de Cante Jondo que lleva el título de quién es hijo predilecto de la villa,  Antonio Cruz García, Antonio Mairena, poseedor de la llave de oro del cante flamenco, como el más grande de los maestros del flamenco que han existido.  

 

PRINCIPALES FUENTES DE INGRESO

Dejando atrás un pasado dedicado a la agricultura y la construcción, hoy los maireneros apuestan por un creciente sector terciario muy diversificado destacando en las profesiones liberales (médicos, bogados, arquitectos, profesores, economistas), en el  comercio, la hostelería y restauración y el transporte de mercancías. Esta expansión social con miras de futuro  y  la conservación y promoción de sus más genuinas raíces, constituyen los pilares fundamentales que  auguran a Mairena un futuro prometedor. 

 

ENTORNO NATURAL 

La Vega de Carmona, que ocupa el labio hundido de la falla anteriormente descrita y que está formada en profundidad por los mismos materiales anteriormente descritos, pero que al estar topográficamente mas bajo, quedó cubierto durante el cuaternario por los últimos retazos del brazo de mar y que se vio afectada por la zona de marismas que aún hoy cubren gran parte del tramo bajo del Guadalquivir.

Esta zona de marismas fue la que los romanos llamaron LACUS LICUSTINUS, y que provocó la formación de esta unidad geomorfológica. Está formada fundamentalmente por sedimentos lacustres, pero muy alterados por unidades de corrimiento procedentes del borde sur de la depresión (Subbéticas) que debido a su estado aún activo tectónicamente, envía materiales hasta la zona y además roto todo ello por fenómenos de diapirismo*, que complican aún mas la historia geológica de la zona.   

Podemos decir que la vegetación dominante de la zona es el bosque esclerófilo mediterráneo.

Es decir del Acebuche y del Algarrobo.  

De los árboles que se desarrollan de forma natural en la zona, el hombre ha cultivado tres, el algarrobo, por sus legumbres azucaradas (aunque hoy en desuso); el olivo (acebuche doméstico) por sus drupas oleaginosas o aceitunas y el alcornoque por sus aquenios comestibles para el ganado (bellotas) y por el corcho extraído de sus troncos. 

En la zona el cultivo del olivar está ampliamente representado. Pero, incluso existen zonas, como la del Toruño, en donde existe un acebuchal natural bien conservado.

En cuanto al algarrobo, existen ejemplares en la zona, pero siempre de forma aislada. En lo que hace referencia al alcornoque, éste se encuentra representado ampliamente en la zona por una dehesa debida a la acción del hombre y de uso cinegético-ganadera, que hoy se encuentra en abandono debido a la involución rural.Suele formar un matorral mas o menos alto en el que predominan las especies: 

Esparraguera.

Palmito.

Lentisco.

Mirto o Arrayán.

Matagallos.

Zarzaparrilla. 

En el estrato herbáceo los cambios han sido aún mayores y no existe en la actualidad ningún retazo de lo que se podía considerar como clímax. Lo que se puede encontrar hoy en día es muy diverso, pudiéndose encontrar zonas donde el tapiz es exclusivamente de Tréboles (Trifolium sp.) En otras se encuentra enriquecido con gramíneas; en los suelos margosos predominan las borragináceas y si son mas profundos se dejan ver las alfalfas silvestres (Medicago sp.) 

 

FAUNA.

La fauna de una zona va a venir determinada fundamentalmente por el clima y el tipo de vegetación de la misma y hoy en día por las actuaciones que el hombre lleva a cabo en dicha zona. Nuestra zona de estudio está muy sometida a la influencia del hombre en cuanto a que es una zona muy cultivada y muy explotada cinegéticamente, por lo que han sido seleccionados los animales que en ella se desarrollan, bien por agentes químicos (agricultura intensiva) o por caza y persecución de las especies que compiten con las especies cinegéticas.

Ver servicios de Mairena del Alcor