Descripción

Comarca: Sierra Morena.
Situación: Municipo situado en el cuadrante noroeste de la provincia de Jaén.
Distancia hasta la capital: 66 km.
Superficie: 201 km².

HISTORIA

La Real Carolina fue fundada en 1.767 por el Rey Carlos III de España, de la mano de D. Pablo de Olavide, uno de los mayores artífices de la Ilustración en nuestro país. En esta época, las teorías ilustradas comienzan a calar entre los intelectuales y políticos. Surge así, bajo el auspicio de Carlos III, lo que sin duda constituyó el más ambicioso proyecto reformista e ilustrado: la creación de las Nuevas Poblaciones y con ella su capital.

La Carolina nació en torno a un convento de carmelitas llamado "La Peñuela", del que tomó su nombre la población hasta que fue cambiado en honor de Carlos III. El convento fundado en 1573 y refundado en el s. XVII, que contó con visitas y estancias de San Juan de la Cruz, fue adquirido por Pablo de Olavide para establecer la sede de su Intendencia.

Con la fundación de La Carolina, no se pretendía únicamente hacer más seguros los caminos hacia Madrid. Olavide concibió las Nuevas Poblaciones desde un punto de vista moderno, racionalista: ciudades cómodas a la medida del ciudadano, de trazados y construcciones sencillas, rompiendo los esquemas tradicionales y laberínticos de las viejas ciudades.

La Carolina es, sin duda, "La joya urbanística de Andalucía". Con sorprendente anticipación, las calles se estructuraron partiendo de ejes transversales que la dividen en cuadrículas de calles amplias, hermosas plazas y paseos, cuyo aspecto conjunto se ha denominado de "Tablero de Ajedrez". Su trazado rectilíneo se alterna con diferentes tipos de plazas: octogonales, circulares, rectangulares, semicirculares o cuadradas.

La fundación de La Carolina se produjo en plena Revolución Industrial Europea. En 1775, La Carolina ya contaba con una fábrica de seda, paño fino, felpas, terciopelos, etc. Este inicio floreciente de la localidad empezó a declinar durante el siglo XVIII. La industria prácticamente desapareció o fue abandonada por los colonos, influyendo en ello la desamortización de 1835.

A mediados del siglo XIX, el panorama no cambia, aunque empieza a vislumbrarse un cierto impulso debido a la minería. A partir de este siglo persiste el proceso industrial a través de grandes altibajos, pero siempre en aumento debido al fenómeno minero, llegando así la localidad en el período 1.900-1925 a su máximo apogeo industrial, alcanzándose la cifra de 20.000 habitantes.

La pérdida de la demanda de minerales determinó la disminución de empleo y la falta de alternativas ocupacionales para los mineros. Este hecho trajo como consecuencia la emigración de infinidad de carolinenses que buscaron trabajo en otras zonas industriales del país. A partir de esa época, La Carolina empieza su lenta pero constante crisis hasta la década de los sesenta, en la cual comienza de nuevo su resurgimiento industrial.

Durante la década de los 60 comienza el proceso de industrialización en La Carolina, instalándose más de 30 industrias y alcanzándose casi el pleno empleo. Desde entonces se produjo un crecimiento continuo en el número de empresas instaladas en la ciudad, lo que ha continuado hasta principios de los años 90, llegándose a la cifra de 15.000 habitantes que se ha mantenido hasta nuestros días.

PATRIMONIO CULTURAL

  • Palacio del Intendente Olavide. Despliega un colosalismo monumental propio de un "clasicismo barroco".
  • Iglesia de la Inmaculada Concepción. La iglesia evidencia la austeridad de tipo conventual, como sede de la antigua fundación carmelitana de San Juan de la Cruz.
  • Torrecillas del Molino de Viento
  • Otros edificios monumentales de la ciudad son la Antigua Cárcel, edificio neoclásico de finales del XVIII y el Ayuntamiento, construido en el s. XIX, de estilo ecléctico. Las Torres de la Aduana señalan al viajero la entrada a la ciudad.

PRINCIPAL FUENTE DE INGRESOS

Antaño fue un importante núcleo minero-industrial, aunque ya cerraron sus minas de plomo, no por agotamiento de los filones, sino por no ser rentable su extracción.

La economía de La Carolina se basa en su industria, comercio y agricultura. Importantes empresas de la industria auxiliar de diversos sectores (Automoción, Electrónica, Metalurgia, Telecomunicaciones, Textil, Alimentación, etc...). Sector Servicios y Hostelería.

Otras ocupaciones de la localidad se basa en las ganaderías de reses bravas, fábricas de tejidos, canteras de yeso, arcilla, caliza y galenas argentíferas...

SIERRAS O PARQUES NATURALES

Merece la pena visitar el entorno natural de esta población, en el que destaca:

Pantano de La Fernandina, situado al sureste de la localidad. Su entorno del embalse de La Fernandina presenta bellas imágenes del bosque mediterrámeo adehesado, con presencia de abundantes encinas, siendo el lugar ideal para el desarrollo de una interesante ganadería extensiva. Desde el punto de vista geológico, abunda sobremanera la pizarra. El pantano admite, además, la pesca deportiva.

RUTAS Y DEPORTES

Hay mucha variedad de deportes en la localidad, aunque el deporte rey es el fútbol. El equipo de fútbol local se llama Real Unión Deportiva Carolinense.

Por otro lado, su en torno natural es ideal para prácticas como el senderismo, que ofrece una manera especial de coocer sus paisajes y de disfrutar de la naturaleza.

FIESTAS Y COSTUMBRES

  • Feria y Fiestas de la Fundación (Julio). Para rememorar su fundación, se celebran estas fiestas que se desarrollan durante los días precedentes y posteriores al 5 de julio y en las que destacan las actuaciones musicales de cantantes de actualidad nacional y las corridas de toros que citan a las figuras taurinas más afamadas del momento.
  • Fiestas de mayo. Tienen su origen en una feria ganadera que gozó de mucha fama entre las desarrolladas en la provincia y que competía con las más importantes de las celebradas en España.
  • Fiestas de san Fernando (Mayo). En la aldea La Fernandina, se desarrollan estas fiestas durante el último fin de semana de mayo con competiciones deportivas, actuaciones musicales y verbenas que cuentan con mucha aceptación.
  • Fiestas de san Juan de la Cruz (Noviembre). De origen antiquísimo, estas tradicionales fiestas se celebran en honor a san Juan de la Cruz, patrón de La Carolina, durante el último fin de semana del mes de noviembre y conjugan las actividades religiosas y las lúdicas que caracterizan a estas celebraciones.

GASTRONOMÍA

La gastronomía local está basada esencialmente en los productos de la caza, mayor y menor, en la que la estrella es la perdiz

PLATOS TÍPICOS:

  • Carne de Monte (Carne de ciervo o jabalí adobada y sazonada con especias)
  • Perdiz escabechada
  • Perdiz encebollada
  • Judías con perdiz

OTROS

  • Chorizos y Morcilla

 

Ver servicios de La Carolina