Descripción

INTRODUCCIÓN

Pequeño municipio situado en el noroeste de la comarca de La Loma y Las Villas. Su territorio desciende en una sucesión de campiña olivarera hasta el río Guadalimar. El olivar, de muy buena calidad, ocupa la totalidad del territorio y ha desarrollado una importante industria oleícola local. Otras actividades que se desarrollan en el municipio van ligadas a la fabricación artesanal de la madera, el cuero, transformados metálicos, etcétera, así como la industria textil. La vida local está muy condicionada por la cercanía a las grandes ciudades de Linares, Úbeda y Baeza, donde la juventud encuentra trabajo en los sectores de la construcción, servicios e industria.  

Historia

La antigua "Ibes" o "Ibris" de los oretanos, en la que existió un fabuloso rey ibero que dio nombre al municipio.

A esta etapa ibérica se atribuye la famosa muralla ciclópea que se localiza en su casco urbano.Los numerosos vestigios arqueológicos hallados en su término municipal muestran una intensa ocupación humana durante época romana. Se trata de villas rústicas entre las que destacan la del Cortijo del Álamo, la del paraje el Horcajo y la del Corral del Manchego, donde también se encontró una pequeña necrópolis.

De la etapa islámica se encontraron dos inscripciones en la localidad: la primera, una lápida funeraria fechada en 1025, que estaba embutida en la muralla ciclópea y fue trasladada al Museo Arqueológico Nacional; la segunda, fechada en el siglo XII, se encuentra en el Museo Provincial de Jaén.

Los cristianos la tomaron en el año 1157, pero cayó nuevamente en poder de los árabes, hasta que fue definitivamente conquistada por Fernando III el Santo. Por un privilegio de Felipe IV del siglo XVII en el que se señala que sólo quedaban "la muralla y su cerca, y dos torres descubiertas", parece ser que la defensa de la población estaba constituida por una cerca y un pequeño castillo, en la que se reutilizó la muralla ciclópea.

Tras la conquista por los castellanos estuvo dividido en dos jurisdicciones: " Ibros del Rey ", por ser realengo e "Ibros del Señorío" por pertenecer al duque de Santisteban. Esta diferencia jurisdiccional también lo fue socioeconómica, marcados por los altos impuestos que debían pagar al señor. Si en el año 1561 el de realengo contaba con 297 vecinos, el de señorío apenas si contaba con 31 vecinos. Esta división ha marcado la morfología de su casco urbano, con dos zonas yuxtapuestas: Ibros del rey, en torno al templo parroquial y ayuntamiento, con nobles viviendas de sillares, calles empedradas, e Ibros del señorío, barrio pintoresco y popular, que muestra su origen en familias con un nivel económico más bajo. 

PATRIMONIO CULTURAL Las murallas ciclópeas (Restos de Muralla Ibera), de Ibros están ubicadas en el barrio del Señorío, Calle Pilar, Carretera de Ibros ~ Canena,  en el centro mismo de la villa. Fechadas entre los siglos IV y II a.C., tienen un inapreciable valor arqueológico. Son las más importantes de España, ya que su antigüedad es mayor que las de Tarragona.Están formadas por grandes bloques de piedra, algunos de los cuales, situados en la parte superior, miden más de tres metros y medio de largo por uno sesenta de anchura y setenta centímetros de espesor. Entre estas murallas había un castillo de ciento once metros cuadrados.

Fueron declaradas "Monumento Nacional" en 1931. 

IGLESIA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO Sita en La Plaza del Ayuntamiento, la iglesia parroquial de San Pedro y San Pablo data del siglo XVI y está catalogada como "Inmueble de Interés". Del más sencillo estilo Renacentista, en ella destacan la sobria fachada, la torre, la bóveda de media naranja con los cuatro evangelistas, el excelente retablo y una ambientación interna respetuosa. 

PRINCIPALES FUENTES DE INGRESOS

Sus principales actividades económicas son el cultivo del olivar y la fabricación artesanal de la madera.  

ENTORNO NATURAL

El término municipal de Ibros cuenta con dos parajes de interés natural: la dehesa de Capones y el castillo del Giribaile. La dehesa de Capones está situada en las proximidades del río Guadalimar, a unos 10 kms. de Ibros. La erosión no es aún demasiado importante, pues la vegetación, sin ser excesiva, cubre buena parte de la zona. Entre ella se encuentran la encina y la coscoja en pequeño número, diversas especies de matorral, y plantas aromáticas como el tomillo. También son frecuentes en esta dehesilla las pequeñas rapaces y córvidos. 

En el valle del Guadalimar, junto al pantano del Giribaile y entre los términos municipales de Ibros y Rus, se localiza un ecosistema formado por la asociación de matorral y dehesa. Este enclave pertenece a la unidad ambiental del Guadalimar, único resto de monte mediterráneo que aún queda en la comarca. La vegetación está representada por la encina, la coscoja y la retama. Hay que resaltar la riqueza cinegética de este hábitat, donde el conejo de monte y la perdiz presentan abundantes poblaciones.   

Fiestas Y COSTUMBRES

Festividad de San Antón  Se levantan luminarias por los barrios y plazas del municipio en torno a las que los ibrenses cantan, bailan, comen y pasan una animada velada.

Santobastián  Los vecinos, en pandillas agrupadas por edad, se trasladan al campo para almorzar, condumio en el que no faltan las rosquillas de pan; por la noche, la cita es en el pueblo en torno a las luminarias levantadas en calles y plazas siendo típica la elaboración de sabrosas gachas.

Fiestas en honor de la Virgen de Los Remedios Cuenta la voz popular que la imagen de la Virgen de los Remedios la encontraron tres ibrenses oculta en una campana en una finca baezana desde entonces llamada Huerta de la Virgen. En tres ocasiones, se intentó instalarla en Baeza; pero, la advocación mariana, regresaba a Ibros, localidad en la que permanece y que la nombró su Patrona. En su honor, se celebran fiestas durante la primera semana del mes de mayo en las que no faltan los actos religiosos que la honran ni actividades recreativas para divertimento de la concurrencia.

Fiestas de San Pascual Bailón  Las calles de la localidad se engalanan con altares de flores para rendir culto al santo franciscano y ante los cuales los ibrenses cantan y bailan durante nueve días que se inician el 17 de mayo, día de la festividad del santo defensor de la fe en la eucaristía como el cuerpo de Cristo.

Festividad de San Antonio La festividad de san Antonio, coPatrón de la localidad junto a la Virgen de los Remedios, es el 13 de junio. Día en el que los ibrenses, además de asistir a la procesión de la imagen del santo portugués, degustan la "paloma": bebida refrescante elaborada con agua, azúcar, aguardiente y limón. 

Fiesta del emigrante El primer domingo de agosto, se desarrolla esta fiesta, de origen muy reciente, pensada para el disfrute de los emigrantes que se encuentran pasando las vacaciones en su localidad natal.         

Ver servicios de Ibros