Descripción

Municipio perteneciente a la comarca de La Loma y Las Villas, ubicado en la ladera norte de la loma, descendiendo hasta el río Guadalimar.  

Historia

En los alrededores de Canena hay dos importantes asentamientos de época romana, uno de éstos es el conocido como Villa del Balneario, en el que se han localizado abundantes restos cerámicos, así como un mosaico y un pavimento del tipo "opus rudus"; otro es el conocido como el Molinillo, al parecer una villa bajo-imperial, sobre la que en tiempos posteriores se construyó un acueducto y un molino ( XIII-XVIII). 

Los especialistas han señalado en diversas ocasiones que el nombre de Canena puede proceder de la tribu árabe de los banu Kinina, una de las tribus que entraron en Al-Andalus en época de la conquista. La localidad debió caer en manos de Fernando III al mismo tiempo que el resto de la región, hacia 1226. 

A lo largo de la Edad Media la localidad tuvo una vida muy ajetreada: tras la conquista fue entregada al distrito de Baeza, poco después, Alfonso X otorgó propiedades de esta villa a las Órdenes Militares de Calatrava y Santiago, por último, en 1302, Fernando IV se la arrebata a la Orden de Calatrava y la cede a la ciudad de Úbeda. 

A finales del siglo XV Sancho de Benavides se apodera de Canena en el contexto de su disputa por la encomienda Calatrava de Canena y comienza la construcción de un castillo, sin permiso real y con las consiguientes quejas de Baeza ante los Reyes Católicos quienes habían prohibido que se levantasen nuevas fortalezas en el territorio para poner fin a las luchas entre los bandos nobiliarios. 

En 1538 don Francisco de los Cobos secretario del emperador Carlos V y gran mecenas del renacimiento en Úbeda y su comarca, compra la villa de Canena. La localidad entra a formar parte de un extenso Señorío, que tras su muerte, fue regentado por su esposa y descendientes, los marqueses de Camarasa. En Canena, este gran mecenas, legó una de sus mayores empresas constructivas, la transformación del castillo en un suntuoso palacio, cuya traza y dirección de obras recayeron en Andrés de Vandelvira. 

En los alrededores de Canena hay dos importantes asentamientos de época romana, uno de éstos es el conocido como Villa del Balneario, en el que se han localizado abundantes restos cerámicos, así como un mosaico y un pavimento del tipo opus rudus; otro es el conocido como el Molinillo, al parecer una villa bajo-imperial, sobre la que en tiempos posteriores se construyó un acueducto y un molino ( XIII-XVIII). Los especialistas han señalado en diversas ocasiones que el nombre de Canena puede proceder de la tribu árabe de los banu Kinina, una de las tribus que entraron en Al-Andalus en época de la conquista. La localidad debió caer en manos de Fernando III al mismo tiempo que el resto de la región, hacia 1226. A lo largo de la Edad Media la localidad tuvo una vida muy ajetreada: tras la conquista fue entregada al distrito de Baeza, poco después, Alfonso X otorgó propiedades de esta villa a las Órdenes Militares de Calatrava y Santiago, por último, en 1302, Fernando IV se la arrebata a la Orden de Calatrava y la cede a la ciudad de Úbeda.

A finales del siglo XV Sancho de Benavides se apodera de Canena en el contexto de su disputa por la encomienda Calatrava de Canena y comienza la construcción de un castillo, sin permiso real y con las consiguientes quejas de Baeza ante los Reyes Católicos quienes habían prohibido que se levantasen nuevas fortalezas en el territorio para poner fin a las luchas entre los bandos nobiliarios. En 1538 don Francisco de los Cobos secretario del emperador Carlos V y gran mecenas del renacimiento en Úbeda y su comarca, compra la villa de Canena.

La localidad entra a formar parte de un extenso Señorío, que tras su muerte, fue regentado por su esposa y descendientes, los marqueses de Camarasa. En Canena, este gran mecenas, legó una de sus mayores empresas constructivas, la transformación del castillo en un suntuoso palacio, cuya traza y dirección de obras recayeron en Andrés de Vandelvira.            

PATRIMONIO CULTURAL

El castillo de Canena, de excelente fábrica, es de planta cuadrangular, posee dos grandes torres circulares que protegen los ángulos de la fachada principal y otras dos, de menor envergadura, en la parte opuesta, y la torre del homenaje, en el interior del inmueble. Antaño se encontraba rodeado por un foso, hoy cegado, provisto de un puente levadizo.

Fue declarado Monumento Nacional en 1931. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. En el año 1993 la Junta de Andalucía otorgó un reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de Andalucía. 

Iglesia parroquial, siglo XVI. Reformada en el siglo XVIII. 

Yacimientos arqueológicos Obras hidráulicas romanas de El Molinillo. 

Balneario de San Andrés.   

Fiestas y costumbres 

Fiesta de san Marcos  23 de abrilCuenta la voz popular que en el siglo XVII la procesión de la imagen de san Marcos erradicó una plaga de langosta que arrasó los campos de Canena. Desde entonces, se celebra la festividad del santo con actos religiosos en su honor entre los que destaca el reparto de roscos de la caridad, tradición por la que se distribuyen roscas de pan benditas entre los presentes en la iglesia.

Fiesta de san Isidro 15 de mayoSe procesiona la imagen del santo por las calles de la localidad concluyendo el desfile con la bendición de los campos. 

Fiesta de agosto ,14de agosto

En honor a la Virgen de los Remedios, Canena celebra fiestas patronales con actos religiosos que honran a la advocación mariana, también conocida por el nombre de Virgen del Campo, concursos deportivos, actividades culturales y verbenas populares. 

Festival de Música 

El marco incomparable del Castillo de Canena, cedido muy gustosamente por sus propietarios Rosa María y Luis Vañó para este ya importante evento, presta su acomodo al Festival de Música de Canena que tiene lugar durante los fines de semana del mes de Julio de cada año. Inicia su andadura en 1992 a instancias del Ayuntamiento de Canena y lo que empezó siendo una modesta iniciativa hoy, varios años después, se ha convertido en un referente nacional de primer orden por el nivel, calidad y procedencia de los intérpretes, por la asistencia de personal tanto del pueblo como foráneos residentes en el Balneario San Andrés. Los conciertos se celebran los viernes y sábados en el patio de Columnas o en el patio de Armas según lo exija el escenario o auditorio requerido y el tipo de concierto o interpretación es variable desde Ópera a Jazz, bandas de música, piano, guitarra, etc. 

PRINCIPAL FUENTE DE INGRESOS

Municipio eminentemente olivarero ya que la totalidad de su término municipal se dedica al cultivo del olivar. La actividad económica principal deriva del este cultivo, teniendo también importancia la industria textil y los transformados metálicos. Los baños termales de Canena son un atractivo a añadir a los atractivos monumentales de las cercanas localidades de Baeza y Úbeda.    

Gastronomía

Arroz con conejo.

Cazuela (torta hecha con hortalizas, piñones y ajonjolí). 

Empanadas de Viernes.

Alcachofas con panecillos.

Dulces: Roscos de matalahúga.

Vinos   

Ver servicios de Canena